Ya está disponible:

 

Contador de visitas

 

EL MUNDO DE LHORK

Eugenio Fraile La Ossa

Las lenguas y dialectos de Lhork

Debido a que los habitantes de las ciudades estado de Lhork provienen de un tronco común, en la mayor parte del continente conocido se habla el mismo idioma, el tradiano, denominado así por que fue el Rey Emperador Trados, con su constante labor de unificación política, económica, militar y creación de centros culturales y templos, el que impulsó el conocimiento  de una lengua única  para todos.

Por supuesto, debido a las características propias de cada zona geográfica de la Tierra de Lhork  y de los diferentes niveles culturales y grados de civilización alcanzados por los pueblos del continente, el tradiano no se mantuvo en su total pureza en todas partes.

Así, los Hordim, con un dialecto propio, entienden y hablan el tradiano, prefiriendo utilizar una variante más sencilla adaptada a su duro  entorno. Los salvajes Makta  no hablan el idioma civilizado, comunicándose en un dialecto propio, gutural y  muy básico. Las tribus negras del Territorio Dimbali hablan cada una de ellas en dialectos diferentes, aunque pueden comunicarse entre sí, cuando la ocasión lo requiere, mediante un sistema  simple de batir de tambores.

Los fieros montañeses Gali, además del tradiano, tienen también su dialecto, al igual que los clanes de los Assury en el oeste. Los Numahores Larsurianos mezclan el tradiano con la jerga marinera, muy propia de las costas del Mar de Zural y de las clases más humildes de Galama y Danagra. Los habitantes de la ciudad oriental de Bhalink, pueden  hablar el tradiano por los intercambios comerciales que mantienen con el resto de las ciudades de Lhork, pero poseen su lengua propia, de una sonoridad muy musical. Los salvajes Hombres Kregor que habitan las estepas al sur del río Gora, utilizan, como sus lejanos parientes Makta, un lenguaje tosco y primitivo.

Por último, los ferenios, pese a sus escasos contactos con los otros pueblos civilizados de Lhork, hablan también con soltura el tradiano, según cuentan los pocos capitanes de navíos galamios y danagrios que han comerciado con ellos,  pero tienen un idioma propio, denominado ferhico, de cadencia y entonación muy suave.

<< Atrás

 

© Círculo de Lhork, 20012.