Ya está disponible:

 

Contador de visitas

 

EL MUNDO DE LHORK

Eugenio Fraile La Ossa

El mapa

El mapa representa el continente de Lhork a una escala de 1=30.000.000, es decir, un milímetro en el mapa representa una medida de 30 millones de milímetros, que es igual a 30.000 metros y éstos a su vez, a 30 kilómetros. Se deja al libre criterio la conversión de las medidas métricas terrestres a las medidas métricas lhorkias, tomando como base el apartado que figura en este ensayo sobre las medidas de longitud y superficie del Mundo de Lhork.

Mapa de Lhork

Pincha sobre el mapa para verlo más grande

Como se puede comprobar, el continente es bastante grande, más que África. La parte conocida, es decir, la conocida hasta ahora, ocupa la tercera parte de su extensión y el resto queda libre a disposición de futuras aportaciones.

Las Montañas de Hielo se sitúan al norte y siguiendo hacia el noreste se unen con los Montes Gali. Los Montes Godan al suroeste, Galama al sudeste y el Lago Daru con el valle de Bhalink sigue siendo el límite de las tierras conocidas al oeste. De este a oeste por su punto más ancho tiene unos 300 Dirsares  y de norte a sur, unos 200 Dirsares.  Es un lago bastante respetable alimentado por los ríos Angay, Sirain y el principal,  el Asoda. Se tardarían más de cuatro athanires en atravesarlo por su parte más ancha. Se han tomado estos puntos geográficos como zonas de referencia de la parte civilizada y conocida del continente de Lhork.

En cuanto a climas, el continente está situado en el norte del hemisferio, que es mayor que el de la Tierra. No podía ser de otro modo si las tierras de los Hordim debían ser frías, y el Mar de las Nieblas un océano semi helado y tormentoso. El Territorio Bárbaro gozaría así de un clima como el de la Escandinavia europea, clima que sería más suave al sur de las Montañas de Hielo al alzarse éstas como una muralla natural de los vientos polares. Tanto las tierras de los Grandes Bosques como toda la franja norte (una línea imaginaria que cubriría en arco desde el Río Asoda hasta las Baronías Fronterizas del este delimitadas por las Tundras) estarían cubiertas por amplios bosques de coníferas y árboles de hoja perenne, abetos y pinos en las partes altas y bosques de cedros, hayas, arces, etc. en los territorios bajos. Formarían lo que en la climatología se conoce como Selvas del Norte. En el extremo este, en las Tundras Abiertas donde no hay protección de las montañas, los vientos fríos penetrarían creando la típica vegetación más dispersa de estas regiones desprotegidas. Al sur de esta franja, se extenderían los territorios de las Grandes Llanuras que los habitantes de Lhork conocen genéricamente como Llanuras Daergaum, donde se encuentra el Señorío feudal de Sevuz, al noroeste de Dridma, que depende política, económica y militarmente de esta ciudad estado, con bosques más suaves entre los grandes espacios abiertos, un terreno muy fértil regado por los grandes ríos Oyaga y Bari y los afluentes naturales de estos, apropiados para el cultivo y la ganadería. Esta sería la parte más rica y civilizada de Lhork y en ella se encuentran la mayoría de las ciudades estado como Dridma, Arisbad, Aromad, Darana, Homara ,Kolbe y la Ciudadela del Saber, Qundaar, descendiendo suavemente hacia las ciudades costeras de Galama, Danagra y Zarkamand. La ciudad de Taroth, al noroeste, quedaría encuadrada en las estribaciones de estas llanuras.

En la confluencia de los ríos Oyaga y Bari encontraríamos a Galama. Si Dridma es conocida en todo el continente habitado como “La Perla de Lhork”, Galama recibe el  ampuloso sobrenombre por parte de sus habitantes de “ Luz del Zural”. Su clima es suave y de vegetación del tipo mediterráneo terrestre, sobre todo por la influencia de una corriente marina de aguas cálidas que proviene del sur y que llega hasta la Península de Zarkamand. Esto hace que toda esa línea costera  y las islas que se hallan en esas latitudes vayan adquiriendo una vegetación casi tropical, aunque los trópicos estén aún más al sur y que el espacio entre el río Gora y los Montes Dar-Sgoth sea una auténtica selva virgen más al norte de lo que debería estar. Las Selvas Vírgenes del Territorio Dimbali son un fiel exponente de una zona geográfica de vegetación lujuriosa y abundante fauna. Al oeste del río Gora, donde la influencia del Mar de Zural no se hace sentir se extienden las estepas que reflejan más apropiadamente el clima natural de estas latitudes.
Hay muchas islas siguiendo la isla costera del continente de Lhork, la mayoría desconocidas y en el mapa solo se han reflejado las más grandes, como son al noreste las Islas de las Brumas, frente a las Tundras. Allí las aguas son frías, el ambiente desapacible y el mar arrastra numerosos témpanos de hielo procedentes del helado norte. Hacia el sureste se encuentra la Isla de Larsu, refugio y fortaleza de los piratas conocidos como la Hermandad Larsuriana y más alejada de ésta, siempre en dirección sureste, la gran Isla de Marjala, evitada por las marinas mercantes de Galama y Danagra debido a las terribles historias que sobre ella circulan. Al este de esta gran isla, se encuentra la Gran Sima de Urumian, un profundo abismo marino, terror de todos los barcos que surcan las aguas del Mar de Zural. Siguiendo la línea costera, aún más hacia el suroeste se conoce la existencia de un gran archipiélago cuyas ocho islas se denominan Islas Ferenias, que se suponen habitadas por una raza extraña de hombres con grandes conocimientos nigrománticos aunque pocos son los habitantes de Lhork que han tenido contactos con ellos, salvo algún navío de Galama o Danagra arrastrado por las tormentas hacia tan lejanas latitudes.

 Según dicen los escasos capitanes danagrios y galamios que han comerciado ocasionalmente con los ferenios, estos son de aspecto atractivo, muy altos y de piel marfilesca, de delicadas orejas puntiagudas, con largos cabellos pelirrojos recogidos en una larga trenza, ya sean hombres o mujeres. Su capital es Danethur, conocida como La Ciudad Escarlata, debido a los reflejos rojizos que se desprenden de sus murallas de piedra roja pulida  cuando son heridas por los rayos del sol y que provienen de las profundas entrañas de las Minas Virhairdin. Incluso los Piratas Larsurianos no osan acercarse tan al sur del continente. El misterio y el desconocimiento rodean casi por completo el Archipiélago Ferenio.

Al oeste, hacia el norte, se alzan las Montañas de Hielo, la barrera que separa a las tierras heladas y nebulosas de los Hordim de las ricas tierras del sur. En sus cumbres nacen los grandes ríos Oyaga, que desemboca en el Mar de Zural y el Río Asoda, que vierte en el lago Daru. Al oeste de los Montes de Hielo está la Tierra de los Grandes Bosques donde habitan los clanes salvajes de los Makta, una extensión enorme de selvas que son norteñas y que van convirtiéndose en bosques pantanosos más allá del río Angay. Cruzando los pantanos y tras atravesar el Desierto Púrpura de Dhir, comienza la Inmensidad Desconocida, hacia un lejano Norte, Oeste y Sur. Los habitantes de las ciudades estado de Lhork especulan con la existencia de un Gran Océano Occidental más allá de la Inmensidad Desconocida, aunque no se conocen intentos de organizar alguna expedición para aclarar tal cuestión.

El primer punto civilizado después de los pantanos y la Tierra de los Grandes Bosques es la ciudad estado de Myr, bañada por el Rio Asoda, al pie de los Montes Assury. Los habitantes de Myr combaten a los Hordim al norte, a los Makta en el noroeste y al misterio en los pantanos y en el sur. En Myr acaba la Ruta del Este que partiendo desde Danagra, recorre Galama, el puesto fronterizo y ciudadela de Mossaila, cuyo gobernador es nombrado por la ciudad de Galama, Dridma, Aromaz y Arisbad en ambos sentidos. La ciudad de Zarkamand, al ser aliada del Señor Oscuro, es evitada por los habitantes de Lhork. La segunda ruta comercial en importancia es la del Norte, que parte desde Dridma bordeando el lago Herim, hacia Homara, sigue hasta Kolbe, continua a Danagra y tras cruzar el Río Bari por el Vado de Hatur rinde viaje de nuevo en  la Perla de Lhork. La Ruta del Oeste cubre el trayecto desde Myr por Darana hasta Taroth acabando en Aromaz. Hay otra ruta comercial denominada el Camino de Bhalink, que comienza en el valle del mismo nombre y se bifurca en tres direcciones, hacia Taroth la Inexpugnable, Darana y Aromaz. Sobre la ciudad de Taroth, el punto civilizado más cercano  a Xora y por lo tanto el primer objetivo de los periódicos ataques de las Hordas del Desastre, hay que destacar sus altas y poderosas murallas y el Laberinto de Kroyden, imponente obra de ingeniería militar llamado así en honor de su constructor y que hace casi imposible la toma de la ciudad, además de la exigente y constante preparación guerrera de todos sus habitantes, que han logrado rechazar los continuos ataques de Aryushek. No existe ninguna ruta comercial definida hacia las Baronías Fronterizas del Este, ya que al ser eminentemente fortalezas militares dependientes de la ciudad estado de Kolbe, no tienen muy desarrollado el aspecto comercial, como ocurre con las ricas ciudades estado del resto de Lhork. Ocasionalmente, los Keltais fronterizos negocian con los comerciantes de Kolbe la compra de mercaderías a cambio de manadas de barrits salvajes. A su vez, los tratantes de barrits de Kolbe los venden al resto de las ciudades estado de Lhork. 

Más allá del lago Daru, las ruinas de la ciudad de Potnia, donde según los sacerdotes y filósofos  se enfrentaron por vez primera en el continente de Lhork, Los Señores del Resplandor y los Entes del Vacio, marcan el inicio de los dominios del Señor Oscuro, que parapetado tras las estribaciones de los Montes Godan al noroeste y los Montes de la Noche al suroeste gobierna en Xora la Maldita, que se yergue oscura, fría y pútrida en un valle yermo y sombrío al cual se accede siguiendo la terrible Ruta de las Calaveras Aullantes, desde donde envía regularmente a sus Hordas del Desastre contra los pueblos de Lhork.

Hacia el profundo sur se eleva imponente la Cordillera conocida como Las Espinas del Linkur, por la majestuosidad y altura de los múltiples picos montañosos que la conforman, algunos de ellos con fuerte actividad volcánica desde donde nace el Gran Río de Lava y que desemboca en el Mar de Zural. La unión de la ardiente lava con las aguas marinas ha formado a lo largo del tiempo una gran barrera de negras rocas que se internan en el mar y que los marinos llaman La Lengua del Linkur. Tras atravesar el Paso de los Senos de Esnele y más allá del Gran Río de Lava, se alza La Cumbre del Resplandor y en ella, la venerada ciudad de Tradosia, morada de Los Guardianes de Trados y lugar donde se halla la cripta del Rey Emperador Trados.

Y tras la Cumbre del Resplandor se extiende Volgorgor, la Tierra de la Desolación, desconocida y rodeada de supersticiones.

<< Atrás

 

© Círculo de Lhork, 20012.