Ya está disponible:

 

Contador de visitas

 

EL MUNDO DE LHORK

Eugenio Fraile La Ossa

Unidades militares

INFANTERÍA LIGERA LINKURIANA: Dridma es famosa por sus Tabores de Infantería Ligera Linkuriana, cuyos orígenes se remontan a los tiempos del Rey Emperador Trados, compuestos por guerreros expertos en el manejo de la lanza y la espada corta que combaten junto a su linkur escolta. Estos tabores, debido a una antigua ley dictada por el monarca, se utilizan únicamente contra las Hordas del Señor Oscuro, los Wulfrer y nunca contra enemigos humanos. Los infantes linkurianos se precian de ser los guerreros de a pie más duros, resistentes y diestros en combate, haciendo suyas la fuerza y ferocidad de su compañero animal. El lema de la infantería linkuriana es sencillo y refleja su disposición a la lucha: “Combatir y Vencer”. Su estandarte de combate es una bandera de color rojo carmesí, con dos lanzas cruzadas y una espada bordada en hilo negro, rematado todo ello por la corona imperial del Resplandor que ciñó Trados en vida. Es la única unidad militar de las ciudades estado de Lhork que tiene el derecho a ostentar la corona en su estandarte de batalla. Los infantes linkurianos se jactan con orgullo de que su primer comandante fuera, en los Tiempos Antiguos, el mismo Trados. Debido al tratado vitalicio que la ciudad de Dridma tiene firmado con la ciudad de Taroth, un Tabor de estos infantes se halla acuartelado en esta última ciudad. La Infantería Ligera Linkuriana admite en sus filas a voluntarios de otras partes de la Tierra de Lhork, por lo cual no es extraño encontrar en sus regimientos a Assurys, Galis, Hordims, Galamios, Danagros, e incluso Bhalinkios. Aunque los voluntarios más famosos son los Zarkamandios que han logrado huir de la tiranía de Saxmar el Demente y que forman, junto con los restos de la guardia del asesinado príncipe Taremon de Zarkamand, el Tabor conocido en la Infantería Ligera Linkuriana como El Ariete Zarkamandio. Y todos ellos, por encima de cualquier otra promesa o consideración, son, ante todo, infantes linkurianos de Dridma y su lealtad a esta ciudad y al juramento de la Infantería Ligera es el código de conducta y honor por el cual se rigen.

JURAMENTO DE LA INFANTERIA LIGERA LINKURIANA: Cuando un guerrero supera las duras pruebas que le otorgan el derecho a ostentar sobre su equipo de batalla el emblema de la Infantería Ligera Linkuriana, ha de prestar el siguiente juramento: “Aceptando todos los retos y combatiendo enemigos; a hombres y demonios, los por vencer y vencidos.”

ARIETE ZARKAMANDIO: Tabor de la Infantería Ligera Linkuriana de Dridma compuesto por voluntarios zarkamandios que han logrado huir de la tiranía y locura de Saxmar el Demente y que debido a su arrojo en la lucha contra los ejércitos del Señor Oscuro, suelen ser los primeros en lanzarse al combate. Han jurado hallar a la pequeña princesa Tasia, única nieta del asesinado príncipe Taremon y que desapareció la noche de la matanza ordenada por Saxmar a sus bestiales Degolladores Silenciosos.

LA LEGIÓN KHOR: Es otra de las fuerzas de elite de la ciudad de Dridma. Esta unidad militar de Caballería Ligera fue creada para poder luchar y contrarrestar los ataques de los Caballeros Kregor de Arisbad, ya que los tabores de Infantería Ligera Linkuriana acuartelados en Dridma no podían ser utilizados por la antigua ley. Como sus contrincantes de Arisbad, son grandes guerreros y en su estandarte, formado por una espada llameante bordada en rojo dentro de un círculo de seis estrellas sobre campo azul, se lee la leyenda “Vivir y Morir por un Noble Ideal”. Como es tradición en todas las unidades de caballería en los ejércitos civilizados de Lhork usan como prenda distintiva un casco con penacho de color rojo.

CABALLEROS KREGOR DE ARISBAD: Tropa de elite de Caballería Ligera del Príncipe de la ciudad estado de Arisbad, que tiene su acuartelamiento en el interior del palacio. Los Caballeros Kregor han sido entrenados para defender la ciudad de Arisbad y como punta de lanza de las ofensivas contra otros enemigos, ya sean las hordas Wulfrer u otra ciudad estado. Su estandarte de batalla representa a un feroz Kregor estepario negro con las garras extendidas en posición de ataque sobre campo dorado y donde puede leerse bordado el lema “Honor o Muerte”. Como prenda distintiva de cabeza utilizan un casco alado.

EKITES: Unidades de Caballería Pesada formada por miembros de la Alta Nobleza de cada ciudad estado. Al poseer medios económicos abundantes, pueden equiparse con fuertes armaduras y caballos resistentes y poderosos, lo que hace de estos jinetes una unidad muy difícil de detener.

CARROS PESADOS HOMARIOS: Formados por un tiro de cuatro poderosos barrits, son de construcción ancha y pesada y sus grandes ruedas de metal y madera pueden acoplar unas curvas guadañas serradas que causan estragos terribles en las filas de la infantería enemiga al embestir en cargas cerradas de cincuenta unidades. Su dotación se compone de un conductor, un arquero y dos infantes.

ARQUEROS GALI: Las unidades de arqueros de las ciudades estado están compuestas, en su mayoría, por mercenarios de los Montes Gali, ya que son los más diestros y precisos arqueros de los pueblos de Lhork. Utilizan un arco largo , resistente y flexible que, unido a su pericia, les convierte en imprescindibles en estas unidades tan específicas.
 
LOS GUARDIANES DE TRADOS: Son los Caballeros Guerreros descendientes de la antigua Guardia Imperial del Rey Emperador Trados. Tras la batalla del río Gora en la cual pereció el monarca, los restos de la Guardia Imperial sé auto exiliaron con sus familias más allá de la cordillera conocida como Las Espinas del Linkur como castigo y expiación por no haber podido salvar a Trados, cuyo cuerpo llevaron con ellos conservándolo embalsamado. Tras cruzar el Gran Río de Lava por un vado que ha permanecido en secreto para el resto de las razas de Lhork, construyeron la ciudad fortaleza de Tradosia, nombrándola así en memoria del gran monarca, que según las leyendas se halla en lo alto de la Cumbre del Resplandor, el pico más alto de todo el continente de Lhork. En su retiro, han perfeccionado más allá del límite de cualquier ser humano las artes de la guerra y actúan como vigilantes de los sucesos que ocurren en el mundo de Lhork. Según comentan los filósofos y sacerdotes de las ciudades estado de Lhork, cada cierto tiempo, algún Guardián de Trados disfrazado como un vagabundo, soldado de fortuna, comerciante etc., viaja por las ciudades de Lhork ayudando y aconsejando a los diversos príncipes en su lucha contra las Hordas Oscuras. Una creencia popular muy extendida es que los Caballeros Kregor de Arisbad, así como la Legión Khor de Dridma y sus Regimientos de Infantería Ligera Linkuriana han sido entrenados por instructores que en realidad eran Guardianes de Trados. Estos Caballeros Guerreros son una casta de elite y como servidores del Orden y la Luz, utilizan una fuerza mística que proviene de la naturaleza del universo que les rodea. Pero no pueden intervenir directamente en la lucha contra el Señor Oscuro y sus Hordas del Desastre, ya que Los Señores del Resplandor les castigaron con tal deshonor por no haber impedido la muerte del Rey Emperador. Sólo pueden combatir cuando son atacados por Las Sombras Negras, la Guardia Personal del Señor Oscuro. Es por ello, que sujetos los Dioses por esta antigua ley, tienen que traer al Mundo de Lhork a otros Campeones que les ayuden en su lucha. Más los Guardianes de Trados sí pueden entrenar y dirigir a otros guerreros, como las unidades de elite conocidas como La Legión Khor de Dridma y los Caballeros Kregor de Arisbad y conocedores de los planes de Los Dioses del Resplandor ayudarán también a Los Campeones de Lhork. Recuperarán su honor y su sitio entre los pueblos de Lhork cuando el Cetro de Trados sea hallado. El estandarte de los Guardianes de Trados es el que llevaba a la batalla el mítico Rey Emperador y muestra, sobre campo rojo, a un Linkur de color negro alzado sobre sus patas traseras mientras sujeta la Espada Imperial con una garra cuya punta se clava en la leyenda “Círculo de Lhork” en referencia a la unidad de los pueblos de Lhork bajo un solo monarca. Sobre su cabeza se extiende el Cetro de Trados en color oro. Los Guardianes de Trados se gobiernan a sí mismos a través de un Consejo de Custodios.

HACHEROS MYRIOS: Los guerreros de la ciudad de Myr, por la cercanía a la Tierra de los Grandes Bosques y el tipo de lucha cuerpo a cuerpo con los salvajes makta que los pueblan son los mayores expertos en el manejo del hacha y el lanzamiento de la lanza y el venablo. Suelen apoyar a los tabores de infantería en la batalla, aunque también luchan como triaris independientes llamadas myrtham, Las Hachas de Myr.

LHORKIOS NEGROS: Orden secreta de elite de agentes e informadores en las sombras que habitan en una fortaleza subterránea y desconocida en la Cordillera de las Espinas del Linkur. Cualquier hombre o mujer libre que no haya matado, salvo en defensa propia o de otros, puede formar parte de ellos. El número de sus miembros no sobrepasa nunca los 500 y su máximo líder recibe el título de “Naryut” (Gran Maestre). Independientemente del severo código de conducta que marca la Orden a todos sus miembros, por encima de todas las reglas se hallan, inquebrantables, bajo pena de muerte si se transgreden, estas cuatro principales:

- Juramento de lealtad al Gran Maestre. Sólo responden ante él y se someten a su autoridad hasta que haya un nuevo Rex Imperator en Lhork.
- No matar, salvo en defensa propia o de otros.
- No actuar en beneficio propio, dando prioridad absoluta a la misión encargada.
- Nunca servir a la causa del Señor Oscuro o a los aliados humanos que este pudiera tener.

La selección es muy rigurosa, y el primer requisito es no tener lazos familiares de ningún tipo que puedan suponer un lastre. Tienen que ser huérfanos o gente sin familia. Desde el momento que pronuncia el Juramento un Lhorkio Negro vive por y para la derrota de Aryhusek, sirviendo a la Orden, y sus compañeros pasan a ser su nueva familia.

Cuando un hombre o mujer supera las duras pruebas que le dan derecho a formar parte de la Orden, juran lealtad al Gran Maestre recibiendo de sus manos su arma, y pronunciando las siguientes palabras: Juramento de los Lhorkios Negros: "Somos la Calma Feroz, somos la Sombra tras la Sombra, somos los Últimos antes de la Tormenta".

Su emblema es una daga llameante en color dorado sobre campo negro en cuya hoja se enrosca una roja gilcha mostrando sus venenosos colmillos.

El emblema hace referencia simbólicamente al poder que surge desde las sombras y que conlleva el silencioso y mortal ataque de una serpiente.

CASTA DE GUERRERAS DE ESNELE: Orden secreta de mujeres educadas en las artes del engaño, la seducción, el robo y la lucha, dirigida por un Consejo de Mayores y cuya divinidad tutelar es la diosa Esnele. Se dice que su templo principal se encuentra en una isla del lago Daru. Han adoptado el sobrenombre de Vhardas, a imagen y semejanza del felino de los Grandes Bosques, que les sirve como símbolo.

HERMANDAD DE LARSU: Nombre que recibe la confederación de todos los Piratas de Lhork. Sus navíos se reconocen fácilmente por la bandera negra con el cráneo de un Numahor de Lhork, con las fauces abiertas que enarbolan en sus mástiles. Los Numahores Larsurianos se tatúan su emblema en cualquier parte de su cuerpo.

REXTRIR : Son la Guardia Personal del Señor Oscuro y sus componentes son unos seres de otro plano dimensional, de gigantesca estatura y apariencia pétrea y reptilesca, teniendo como característica principal cuatro miembros superiores ,a los cuales los mismos Wulfrer temen y odian. Visten siempre con capas y ropajes oscuros y se sirven de fuerzas místicas absorbidas de la magia negra. Son los principales adversarios de los Guardianes de Trados y son más poderosos que los terribles Tvashi, que también sirven al Señor Oscuro, estando por encima de ellos en cuanto a poder y fuerza.

WULFRER, LAS HORDAS DEL DESASTRE: También conocidos como Azote de Lhork, forman el bestial y sanguinario ejército del Señor Oscuro, Aryhusek. Sus hordas son incontables y cuantos más caen en las diversas batallas que los diferentes ejércitos de Lhork les plantan, más parecen surgir desde el Sur del continente desde la temida ciudad de Xora donde habita su Señor. Viven en clanes, en las cuevas y grutas de los Montes de Godan, formando una barrera infranqueable en torno a Xora y desde allí, cuando así lo ordena Aryhusek, se lanzan siguiendo La Ruta de Las Calaveras Aullantes, contra todos los pueblos de Lhork. Incluso los salvajes makta, en la Tierra de los Grandes Bosques, huyen ante ellos.

Su origen, lo poco que saben los eruditos y estudiosos de las ciudades estado, hay que buscarlo en un plano dimensional diferente a Lhork, un mundo en permanente oscuridad habitado por grandes y estúpidas bestias que son el alimento de los Wulfrer y a un tiempo su transporte, ya que cabalgan sobre una especie de lagarto volador de color pardo oscuro de gran tamaño, al que la gente de Lhork llama hargorais, pues su rugido se asemeja al gorgoteo del agua hirviendo.

Los Wulfrer tienen un aspecto lobuno, recubiertos de un hirsuto pelaje gris oscuro y van completamente desnudos. Pueden caminar a dos patas o a cuatro, indistintamente. Esta última forma de desplazamiento suelen utilizarla al correr. Tienen una forma vagamente humana, salvo su cabeza que es más parecida a la de un lobo terrestre, con una poderosa dentadura que suelen utilizar con frecuencia en sus combates, desdeñando las armas que portan, especialmente mazas, hachas y espadas. Son en extremo violentos, feroces y con una inteligencia primitiva, aunque en las grandes batallas son dirigidos por medios mágicos por Aryhusek.

No tienen miedo a nada, pues sus lentos cerebros sólo conocen la orden de matar y destruir en el nombre de los Entes del Vacío, las fuerzas que los trajeron de su mundo abismal hasta Lhork para borrar del planeta cualquier atisbo de Orden y Razón.

El lenguaje de los Wulfrer, si es que puede definirse como tal, es salvaje, comunicándose entre ellos mediante sordos rugidos, cortos aullidos y gestos bruscos.

Algunos supervivientes de los ejércitos que se han enfrentado a sus hordas dicen que a veces suelen ir dirigidos por los Tvashi. Aunque esto aún no ha sido probado por nadie, ya que los Wulfrer no hacen prisioneros.

TVASHI, LOS HIJOS DE LA SOMBRA: Cuando Aryhusek comprendió que únicamente con su Guardia Personal de Rextrir y las hordas de descerebrados wulfrers como fuerzas de choque no sería capaz jamás de tomar las riendas del Mundo de Lhork de forma definitiva, decidió buscar la ayuda de sus Señores, los Entes del Vacío; fue entonces cuando éstos le enviaron de un mundo lejano, poblado por oscuras sombras y terrores sin nombre, los ejércitos de los temibles Tvashi, los Hijos de la Sombra.

Los Tvashi son seres de aspecto humanoide, de más de dos larsares de altura y complexión corpulenta; su rostro es una máscara negra, sin rasgos de ningún tipo, en la que únicamente brillan unos fieros ojos rojos, que enmarca un espeso pelaje blanco grisáceo que les cae hasta la mitad de la espalda; visten unos estrechos petos brillantes, plateados, sobre los que se cruzan en bandolera unos correajes de los que cuelgan parejas de espadas o hachas de doble filo; a su espalda cuelgan escudos redondos de madera endurecida y reforzada con cuero. Los jinetes, armados con largas lanzas, montan a pelo, mostrando su increíble dominio, unas inquietas criaturas de dos patas denominadas bansil, de aspecto reptiliano y grandes mandíbulas; de color terroso y alrededor de unos cuatro larsars de longitud de la punta del hocico al extremo de una larga cola casi tan larga como el cuerpo, su cuello es relativamente largo y tocado en su parte superior con una pequeña cresta de duras escamas.

Carecen de los sentidos habituales entre los humanos, excepto la vista y el tacto, por lo que se comunican entre sí y con aquellos con quien estén conectados a través de gestos y de una fuerte capacidad telepática. Es precisamente esta capacidad, y la inquebrantable lealtad hacia sus señores de la que hacen gala, la que les obliga a dejar de pelear cuando perciben que su jefe ha perdido la vida: imbuidos de valores ajenos a los humanos, parecen tener en cuenta que es su señor el que les ata bajo juramento, por lo que cuando éste desaparece el juramento se quiebra a su vez hasta que otro de sus señores vuelva a promoverlo.

Los Hijos de la Sombra son formidables guerreros que no temen a nada, excepto a la guardia personal de Aryhusek, Los Rextrir. Sus generales se autodenominan a sí mismos Señores de la Sombra, distinguiéndose claramente del resto de su ejército: guerreros enormes, acorazados con petos metálicos que destellan con reflejos dorados; en sus pechos figura un misterioso símbolo que representa una especie de ave negra de dos cabezas envuelta en llamas oscuras; sus cabezas se protegen bajo cascos astados, cerrando sus rostros con una celada puntiaguda como el feroz pico de un ave de rapiña; los cuernos se curvan hacia atrás como los del surgon, brillantes y amenazadores; como cimera portan una calavera de lo que podría parecer shargol de tétrico aspecto, y suelen usar espadones. Sin embargo, su capacidad no se limita sólo al combate, sino que además poseen poderosas capacidades mágicas que les convierten en adversarios casi insuperables.

Gracias a los tvashi, los ejércitos de Xora pueden disponer no sólo de hordas fuertemente armadas, sino además de máquinas de asedio creadas por la inteligencia de estos seres malignos surgidos de las sombras de los Entes del Vacío.
Debido a que sólo se les empezó a conocer a partir de finales de la Era del Resurgir, se cree que Aryhusek los invocó por aquella época, aunque algunos piensan que tal vez los ha estado reservando, ocultos en las negras profundidades de la Ciudad Negra, para cuando cayera Zarkamand y atrapar así las Tierras Libres entre tres frentes: Xora, Zarkamand y Aestir, y golpear con la fuerza suficiente para arrasar las ciudades estado de las Llanuras Daergaum.

DEGOLLADORES SILENCIOSOS: Secta de asesinos humanos, brujos fanáticos sin habla adoradores de los Entes del Vacío, que tienen su Templo del Caos en la ciudad de Zarkamand y que forman la bestial y sanguinaria, aunque humana, guardia de Saxmar el Demente. Mediante un negro pacto con Aryhusek, El Señor Oscuro, tienen acceso a conjuros para mantener a los zarkamandios esclavizados.

<< Atrás

 

© Círculo de Lhork, 20012.