Ya está disponible:

 

Contador de visitas

 

EL MUNDO DE LHORK

Eugenio Fraile La Ossa

El dominio del mar en el mundo de Lhork

La impresión general de supremacía naval incontestable que parecen poseer los negros bajeles de Zarkamand y los Numahores Larsurianos no es tan real como se piensa. Hay una ciudad costera, Danagra, capaz de plantar de enfrentarse a ambas amenazas navales, que excepcionalmente se aliaban para el saqueo, aunque normalmente se trata de alianzas inestables e inseguras, al final de las cuales, inevitablemente, se produce la traición y la matanza entre ambos grupos de buitres del mar.

Danagra se mantiene firme frente a los ataques ocasionales gracias a su estratégico e ingenioso sistema defensivo. Situada a unos 400 dirsares al Este de Galama, cuyo potencial naval es muy parejo, compitiendo ambas ciudades en el comercio marino y aliándose ocasionalmente contra los bajeles zarkamandios y larsurianos, domina una gran extensión marítima, lo que, unido a su sistema de minado laberíntico de la zona inmediatamente cercana al puerto (varias targas mar adentro), hace que sea prácticamente inexpugnable; está rodeada de grandes murallas blancas, y en su centro, junto al palacio del príncipe, se enclava lo que es una de las grandes maravillas del mundo de Lhork: el Faro de Sadhilan, una elevada torre de unos 100 larsares en cuya cima se enciende todas las noches una gran hoguera, cuya luz, amplificada por una lente expertamente tallada, se puede ver a gran distancia, guiando a los barcos de forma fiable.

Debido al complejo sistema de defensa de Danagra, cuando un barco desea atracar en el puerto se le exige, en principio, una identificación clara y correcta, para, a continuación, enviar un pequeño esquife que guíe a través del laberinto letal al navío en cuestión. Ni que decir tiene que el laberinto de minas es alterado diariamente, para evitar que algún enemigo pueda infiltrarse.

Ante todo, unas palabras sobre el término minas marinas: tal cosa, tal y como la conocemos hoy día, no existía en el mundo de Lhork; en realidad, estas minas eran grandes bolsas llenas de seredium (sered- Infierno; dium- fuego, hoguera. Viene a significar fuego del Infierno, el nombre lhorkio del fósforo blanco) que reventaban cuando un barco las rozaba, envolviéndolo en una llamarada que lo convertía en una enorme pira totalmente incontrolable.

A continuación, hablaremos brevemente acerca de las características navales de estas tres potencias, centrándonos básicamente en sus capacidades de movimiento y ataque.

Los Bajeles Negros de Zarkamand
     
Son los navíos más grandes, lentos y pesados del mundo de Lhork. De alrededor de 100 larsares de eslora, son capaces de cargar hasta 300 hombres, distribuidos en la sentina, los remos y los castillos de proa y popa. Disponen, siempre, de al menos un mago de la Secta de los Degolladores Silenciosos, de nivel medio para los ataques previos a los abordajes, aunque preferían recurrir a su tremendo volumen e inercia para hundir a sus rivales mediante un enorme espolón.

Como consecuencia de semejante tamaño, precisaban de un gran aparejo y de una doble fila de remeros que les dieran una velocidad cuando menos, media. En concreto, cargaban con tres mástiles de tres velas cada uno, foques apoyados en un largo bauprés y, en la popa, una vela triangular.

El término de bajeles negros se debe a varios motivos, siendo los principales los siguientes:

  • La madera empleada en su construcción procede del árbol shargol, originario del Territorio Dimbali, de una tonalidad muy oscura, casi negra.

  • Sus velas han sido teñidas de color negro, dibujando en la principal, en rojo sangre, el emblema adoptado por Saxmar El Demente, tirano de Zarkamand: una serpiente marina de la Sima de Urumian. Este execrable emblema había sustituido al tradicional de la Casa Principesca zarkamandia.

  • Estos barcos destilan oscuridad, maldad, cuando aparecen en medio del mar; ya que al ser aliados del Señor Oscuro, el hedor de la Magia Negra les envuelve.

Las Naves Gebirah de Danagra
     
Son las naves más maniobreras, con tan sólo castillo de popa. De alrededor de 60 larsares de eslora, disponían de una fila de remeros, dos mástiles de dos velas, y una vela cangreja en la popa. Distribuidos en los remos, el castillo y la sentina, caben hasta 180 guerreros.

Su nivel ofensivo es bastante alto: espolón para embestir a los rivales, catapultas de seredium y, en algunas ocasiones, magos. Su gran maniobrabilidad, y la fama de grandes marineros que se han ganado a pulso los danagrios, hacen que una sola de estas Naves Gebirah pueda enfrentarse sin apenas problemas a dos o tres barcos larsurianos.

Estos bajeles son fácilmente identificables por su bauprés, muy elevado y acabado con la forma característica del gebirah bicéfalo blanco de Danagra. La bandera de sus barcos representa a este ave mítica sobre fondo verde.

Los Numahores Larsurianos
     
Naves de eslora menor que los navíos de Danagra o Galama, como contrapartida, son, a su vez, las más rápidas: toman el viento de una manera a veces tan increíble, que algunos han llegado a creer que en realidad eran capaces de convocar a los espíritus del aire para que les ayudaran. Para casos de calma chicha, en los que sus dos mástiles de dos velas no les servían de nada, sus 50 larsares de eslora están cubiertos por una fila de remos.

No disponen de magos ni de catapultas, mas su velocidad y los 150 piratas que viajan en cada nave (que, según se dice, equivalen en la lucha cuerpo a cuerpo por 200 danagrios y 250 zarkamandios) compensan de sobra esas deficiencias. Siempre buscan el abordaje, reservándose el espolón para hundir el barco contrario cuando este ha sido saqueado.

El emblema de los larsurianos es un cráneo de un numahor dibujado sobre la vela mayor, símbolo que sembraba el terror entre los navíos comerciales que surcaban las aguas del Mar Oriental.

Según contó un pirata capturado por los danagros durante una incursión, han recorrido todas las islas del Mar de Zural hallando los restos de una gran ciudad en Marjala, ruinas que registraron en busca de un tesoro infructuosamente. La llamaban Tecebaal, que significa "Ciudad Desconocida" o "Ciudad sin Nombre" (Tece- Desconocido, perdido, innombrado; Baal- Ruinas, Restos, Escombros). Pero todos saben el refrán que se aplica a estas gentes sin ley: "Cada vez que un pirata abre la boca, la imaginación se le desboca".

De forma general, se puede hablar de otras marinas militares, muy inferiores en potencia y poder a las ya citadas, como pueden ser los escasos barcos de los Hordim, de imagen alargada y proa elevada, con un sólo mástil. Los norteños Hordim son gentes de montaña, y el principal interés que tienen en el mar es el de la pesca.

Los Navíos Espolón de Galama

La flota militar de Galama es tan poderosa como la de su vecina y rival comercial de Danagra, pero a diferencia de los Navíos Gebirah de esta, los barcos galamios son más pesados y compactos, con las bordas más altas, ya que tienen rematadas su proa y su popa con sendos espolones curvados de acero, rematados en afiladas cuchillas. Están equipadas con dos balistas de tamaño medio que pueden lanzar pellejos de piel rellenos de seredium, el temible fósforo ardiente de Lhork, piedras o haces de lanzas y flechas. La pérdida de velocidad la contrarrestan con una terrible embestida que ningún barco enemigo puede resistir. La bandera de combate de los navíos galamios es de color blanco, ostentando en su centro el Hura (Sol) Rojo en su centro, que simboliza el emblema de la Vida y la Luz de Los Señores del Resplandor.

La Flota Ferenia

La Flota Ferenia o Flota Escarlata, llamada así por el color de las velas que utilizan sus navíos, es poco conocida por las ciudades estado marítimas de Lhork y totalmente ignorada por el resto de las ciudades del interior del continente.
La referencia más válida y fiable, junto con el libro del viajero Ariovan de Qundaar, “Recuerdos y Leyendas de los Pueblos de Lhork”, es la información transmitida por los marineros galamios y danagrios que de cuando en cuando mantienen breves contactos comerciales con la Ciudad Escarlata.

También hay testimonios de piratas larsurianos capturados por las marinas de guerra de Galama y Danagra que han avistado en la lejanía los bajeles ferenios.

Estas múltiples fuentes describen navíos de larga eslora estilizada, de cien larsares de longitud de proa a popa por veinticinco larsares de estribor a babor, cuyas proas metálicas están rematadas por una afilada y cortante protección plateada. Portan dos mástiles con dos velas cuadradas cada uno de ellos y tres líneas de remos superpuestos a ambos costados de la nave, lo cual hace que estos trirremes sean tremendamente veloces y potentes en su navegación, a la par que de maniobra fácil. Embarcan habitualmente cien guerreros.

En formación de combate navegan en grupos de cuatro naves adoptando un rombo, cubriéndose así mutuamente los costados, las popas y las proas y embistiendo y abordando como un ariete cuadruple a las naves enemigas.

El equipo de combate de sus tripulantes guerreros consiste en una ligera y flexible, pero a la vez durísima armadura de finas lamas superpuestas y fabricada con una aleación metálica llamada koriol , que extraen de las Minas Virhairdin junto con la piedra roja, y cuya composición sólo conocen La Orden de Maestros Forjadores ferenios, herreros de gran destreza y conocimientos. Su cabeza está protegida por un casco cónico de igual material, rematado con dos pequeñas alas en los laterales. Sus espadas de koriol son largas y curvadas y penetran con suma facilidad en los escudos, petos y cotas de malla de sus enemigos. Los escudos de lamas entrelazadas son alargados y estrechos, idóneos para la lucha cuerpo a cuerpo en espacios reducidos, formaciones de combate en campos de batalla y cubiertas de navíos. Los ferenios son los mejores guerreros de todo el Mundo de Lhork a nivel humano, sólo igualados por los Infantes Ligeros Linkurianos de Dridma. Son muy hábiles en el combate cuerpo a cuerpo y combinan su destreza en el combate con las mejores armas y armaduras.

Su formación de combate básica son cinco céleres de cien guerreros, similar al Praetor lhorkio, aunque más alargado en el campo de batalla, para poder girar sobre sus extremos en forma de media luna y cubrir así la vanguardia y la retaguardia ante sus enemigos. El Praetor ferenio es mandado por un oficial comandante denominado en idioma fherico como Athori y cinco oficiales ayudantes o Daifiris.

Los ferenios nunca han atacado las ciudades estado de Lhork , pero tampoco han demostrado gran interés en involucrarse en la guerra contra el Señor Oscuro, a excepción hecha de hundir cualquier bajel larsuriano que se acerque a sus costas. La Alianza de los Príncipes vería con sumo agrado que los guerreros ferenios de Danethur, La Ciudad Escarlata, combatieran junto a los ejércitos de Lhork en contra de Aryhusek y sus Hordas del Desastre, pero los pocos intentos de los embajadores de la Alianza de conseguir audiencia con la soberana de la Ciudad Escarlata han sido infructuosos.

<< Atrás

 

© Círculo de Lhork, 20012.